No soy su más ferviente y acérrima fan, éste es un privilegio que lo cedo a otros que lo merecen más que yo, que pillaron su época en todo su esplendor y pudieron gozar de sus actuaciones en directo desde su juventud. Pero tengo a mi favor que fue mi primer concierto, casi escondida entre "los mayores" con apenas diez años y después de haber negociado arduamente la entrada al local, no os voy a contar la impresión que me provocó esa actuación, me haría falta mucho espacio.

Tampoco soy su mejor amiga. Y me pregunto... tendrá un "mejor amigo"? porque lo cierto es que tiene muchos buenos Amigos, así con mayúsculas, y yo creo que estoy bastante atrás en este enorme grupo de gente, aunque no por eso dejó de hacerme sentir amiga suya. Él era así.

Sin embargo, sí puedo decir que tengo el honor de haberle conocido, como cantante y como persona y no sé a cual de las dos facetas admiro más.

Tuve la suerte de estar en su homenaje el pasado día 3. Que ironía!, nos dejó apenas unas horas antes. Me fijé especialmente en las caras de la gente, de sus amigos, de sus compañeros, de las voces cuando hablaban de él, de la forma de hablar, de los pequeños gestos, esos que no engañan; de muchos no sé siquiera su nombre, pero pude ver los muchos amigos sinceros que tiene, y sin contar que no todos pudieron estar ahí. Y debo admirar el esfuerzo que hicieron todos para que fuera un homenaje alegre a pesar de todo, como a él le hubiera gustado.

Quiero también manifestar a su familia mi más sincera admiración, en especial a Julie, pero también a su hermano, hijos y demás familiares, por su entereza y su fortaleza. Una muy bonita despedida, sois unos hijos dignos de vuestro padre.

Un artista, una estrella, un mito, todo eso y más. Tony, siempre estarás en nuestros corazones.

Anna.